¿Te has puesto a pensar qué es lo que esperamos de la educación para con nuestros hijos, teniendo en cuenta que ellos son el futuro de nuestra sociedad? 

 Queremos un mundo próspero para ellos, pero para eso hay que forjarlo desde ahora y la educación sostenible es la mejor herramienta que les podemos dar.

Y ahora te vamos a contar porque.

¿Qué vas a encontrar en post?

¿Qué es la sostenibilidad?

La sostenibilidad es comprender la importancia de resguardar y proteger los recursos que nos brinda la naturaleza y el medio ambiente, teniendo presente que estos recursos no son inagotables.

Es incentivar el desarrollo social, dando lugar a la cohesión entre comunidades y culturas para alcanzar niveles favorables en la calidad de vida, salud y educación.

Es promover un crecimiento económico que genere riqueza equitativa para todos sin dañar el medio ambiente.

Por tal motivo, la sostenibilidad ambiental, sostenibilidad social y sostenibilidad económica son los tres pilares fundamentales del desarrollo sostenible.

El camino hacia una Educación Sostenible

Juntarnos, pensar y explorar el camino hacia la sostenibilidad en la educación, es uno de los mayores retos que tenemos como comunidad. Se constituye como un nuevo enfoque compartido del desarrollo de la escuela y su mejora. 

El aprendizaje para la sostenibilidad debe ser la esencia de la comunidad escolar que ayuda a los niños y jóvenes a comprender mejor el mundo.

La escuela tiene un importante papel que jugar en dos aspectos fundamentales: aumentar la conciencia y el aprendizaje de niños, niñas y adolescentes sobre la sostenibilidad -proporcionándoles las habilidades que necesitan para participar, ahora y en el futuro, en los proyectos encaminados a conseguir- y desarrollar hábitos sostenibles.

Como lugar de aprendizaje, la escuela puede ayudar al alumnado a entender su impacto sobre el planeta, a valorar las evidencias por sí mismos/as, y a darles los conocimientos y las habilidades que necesitan para ser miembros activos de la sociedad.

Como ámbito de acción, la escuela -desde la innovación y la mejora- puede mostrar formas de vivir que sean modelos de buenas prácticas para el alumnado y su comunidad, ofrecerles la oportunidad de concretar la idea de desarrollo sostenible a través de las experiencias de aprendizaje diarias y contribuir a una vida sostenible (Martínez Huerta, 2009).

¿Qué es la educación sostenible?

Según la Unesco, la educación para el desarrollo sostenible (EDS) proporciona a los educandos los conocimientos, las competencias, las actitudes y los valores necesarios para tomar decisiones fundamentadas y llevar a cabo acciones responsables en favor de la integridad del medio ambiente, la viabilidad de la economía y una sociedad justa.

La educación para el desarrollo sostenible es un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida que forma parte de la educación de calidad. Asimismo, refuerza las dimensiones cognitivas, sociales, emocionales y comportamentales del aprendizaje. 

Holística y transformadora, la EDS (educación para el desarrollo sostenible) abarca el contenido y los resultados del aprendizaje, la pedagogía y el entorno del aprendizaje.

Beneficios de una escuela sostenible 

Los centros educativos suelen ser un espacio de reproducción de lo social y cultural de la sociedad actual. 

No obstante, si los formadores en conjunto con los educandos, administradores, padres y demás participantes del ámbito educativo, se congregan a pensar y reformular la educación  puede convertirse en un espacio capaz de crear nuevas estructuras, nuevas formas de sentir, de pensar y de actuar. 

Los beneficios de transformar nuestras escuelas sostenibles son muchos y favorables para nuestros hijos y el planeta.

Una escuela sostenible debe ser capaz de: 

  • Romper las tradicionales barreras entre disciplinas.
  • Centrarse en quien aprende, promoviendo experiencias prácticas de aprendizaje.
  • Impulsar un enfoque participativo y de trabajo en equipo.
  • Estimular un pensamiento crítico y la construcción de capacidades.
  • Ayudar a establecer relaciones y conexiones.
  • Desarrollar competencias para la acción, y proporcionar oportunidades para llevarla a cabo.
  • Permitir reflexionar sobre el propio aprendizaje y evaluarlo.

Reformular la cultura de instituciones educativas hacia la sostenibilidad, es un reto muy grande. El truco es, la involucración de todos los actores a los que afecta o tienen que fomentar el cambio. 

Fuentes:

Desarrollo sostenible
https://www.sostenibilidad.com/desarrollo-sostenible/que-es-la-sostenibilidad/?_adin=02021864894

Miteco
https://www.miteco.gob.es/es/ceneam/articulos-de-opinion/2010_05joseba_tcm30-163496.pdf

Photo by MChe Lee on Unsplash

El cambio es de todo y de todos. 

¿Quieres pensar con nosotros la educación centrada en el mundo en que vivimos?

¿Trabajas en una institución y necesitáis facilitación en el proceso de cambio?

¡Escríbenos!